INSTALACIONES Y MOBILIARIOS

martes, 8 de septiembre de 2009

Seguridad en los jardines infantiles

La seguridad

1. Fíjese en suelos y paredes: los suelos deben ser cálidos, bien rematados para evitar tropiezos, de material no resbaladizo y fáciles de limpiar. Las paredes, lisas, sin salientes y también de fácil limpieza.

2. Preste atención a la superficie de juego. El suelo del patio debe ser suave y seguro, nunca de piedra rugosa ni arenosa. Así se evitan heridas e infecciones.

3. Las ventanas tienen que estar situadas fuera del alcance de los niños o, en su defecto, provistas de rejas. Los cristales han de ser irrompibles.

4. Las escaleras tendrán un pasamanos a la altura de los más pequeños.

5. Las puertas (bisagras y marcos) deben contar con un sistema apropiado para evitar pellizcos en los dedos.

6. Los enchufes han de estar situados a una altura inalcanzable por los pequeños.

7. Los productos nocivos deben guardarse en armarios cerrados.

8. Las mesas y el resto del mobiliario no deben tener esquinas peligrosas.